Darksiders: Warmastered Edition

Hace un año THQ Nordic decidió lanzar Darksiders II en versión remasterizada para PS4 y Xbox One, con el subtítulo Deathinitive Edition. El juego en sí es bueno, y la versión remasterizada resultó ser positiva, aunque algo innecesario. Ahora, sin secuelas a la vista (el plan original envolvía cuatro juegos, uno para cada caballero), THQ Nordic fue aún más lejos en el pasado, y resucitó ahora el primer Darksiders con la edición Warmastered. El problema es que, al venir después de Darksiders II, este primer juego muestra algunas mejoras que se incluían en la secuela. Sin embargo, Darksiders era y sigue siendo un buen juego.

Darksiders Warmastered Edition

 La historia de Darksiders es muy vagamente inspirada por algunos capítulos de la Biblia, y habla del fin del mundo y de la llegada de los cuatro caballeros del Apocalipsis. Al recibir el llamado, la guerra llega a la Tierra para cumplir su función, pero se enfrenta a un problema. Al final la Tierra aún no terminó técnicamente, y sus “hermanos” no están presentes. Acusado de haber comenzado el Apocalipsis por iniciativa propia, Guerra debe ahora regresar a un mundo devastado por ángeles y demonios para intentar limpiar su nombre.

La jugabilidad funciona como una mezcla entre la acción de God of War y los puzzles / estructura de The Legend of Zelda, aunque no supere ninguna de sus inspiraciones. La acción se desarrolla en la tercera persona, la guerra tiene la capacidad para mejorar sus capacidades, y las armas y habilidades que van ganando a lo largo del camino le permiten volver atrás para acceder a zonas secretas que anteriormente le eran inaccesibles.

El combate en sí era algo repetitivo, pero divertido e interesante que llegue, a pesar de luchar con una cámara mal diseñada. Las mejores cámaras de juegos en la tercera persona de este género funcionan entre una mezcla de acción manual del jugador y un enfoque automático del juego. Para ser realmente eficaz, la cámara tiene que conseguir un equilibrio positivo entre estos dos parámetros, pero en Darksiders no hay prácticamente ninguna acción automática de la cámara.

El diseño de los niveles varía entre lo bueno y lo mediocre, aunque está más inclinado hacia un diseño general positivo. Algunas secciones son extremadamente lineales, mientras que otras ofrecen áreas más abiertas para que el jugador explora, pero el ritmo de juego no está muy bien logrado. Pueden sobrepasar algunas secciones en pocos minutos, para luego perder una hora a las vueltas con uno o dos puzzles. 

En muchos aspectos, Darksiders es un proyecto inspirado, y en gran parte eso se debe al arte del artista de descendencia portuguesa, Joe Madureira. Es un estilo carismático y exagerado, que recuerda vagamente a World of Warcraft, pero funciona bastante bien. El juego incluye varias inspiraciones, e incluso permite evolucionar Guerra en varias áreas de juego. El problema es que esta evolución no está particularmente equilibrada, y pueden dificultar su vida si eligen mejoras poco eficaces. Aunque esta versión remasterizada se beneficia de algunas mejoras, no todo ha transitado de forma positiva. La sincronización de las voces y los labios de los personajes, por ejemplo, presenta varias fallas que fueron suficientes para sacarnos de la inmersión del juego.

El movimiento de guerra y su postura son poderosas y pesadas, lo transmiten la sensación de estar controlando un verdadero tanque de batalla en forma humana. Esto significa sin embargo que no es muy veloz, sobre todo comparado con Muerte en Darksiders II. Sin embargo, el combate se beneficia de presentar gran variedad de enemigos al jugador, y de permitir el acceso a varias armas secundarias (y algunas primarias). Hay momentos en que pueden accionar el poder destructor de Guerra en forma demoníaca, e incluso pueden llamar Ruin, su caballo (no sería gran caballero sin un caballo).

Con un precio reducido, Darksiders: Warmastered Edition es una opción razonable para quien busca un buen juego de acción, aunque aún es más aconsejable si lo consiguen adquirir durante una promoción o reducción de precio (vale lo mismo para la secuela). Darksiders era un buen juego cuando fue lanzado y sigue siendolo ahora, aunque tiene que enfrentarse a las consecuencias de los años – incluyendo comparaciones con la secuela. Sin embargo, si aprecian el género y el tema, no van a encontrar muchas opciones similares en esta generación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *